Extraño mi casa: ¡ya a la venta!

Ahí estás: te fuiste. Con el alma partida, pero te fuiste. No crees regresar, aunque quisieras hacerlo…

(No crees regresar, porque tu casa está demasiado rota como para ello…

Pero eso no quita que la extrañes. Aunque sea a sus fotos, pero la extrañas.

Y eso está bien. Después de todo, uno siempre extraña su primer amor, ¿no?)

Lee sobre “Extraño mi casa” y adquiérela aquí 😉