Tango de miradas compartidas: ¡Descarga gratis el poemario! – Especial por mi cumpleaños :)

El tango no es algo lindo, ligero y dulce… de hecho, es como una rosa:
es atractivo, y por eso debes ser cauteloso con él, porque podrías caer en sus encantos y no encontrar forma de salir nunca más; (los dolores causados por) sus espinas valen la pena, pero eso no evita que (ellas) te hagan sangrar.

Celebra conmigo mi cumpleaños descargando gratuitamente este poemario 😉

Acuarela de pétalos frágiles: ¡ya a la venta!

El gran secreto del mar es que en él se haya su esencia. Su alma está derramada en cada gota que tiene, y por esto, como es tan personal, es que es frágil. Su hermosura también se halla en eso, en su fragilidad, pero esta misma es la que lo hace vulnerable y por eso ese mar se odia un poquito. Odia ser frágil, odia ser vulnerable… aunque los resultados son hermosos. Una acuarela preciosa, de las más increíbles de la humanidad.

¿Quieres acercarte a verla? Quizá te lastimes un poco con las espinas, pero juro que valdrá la pena.

Extraño mi casa: ¡ya a la venta!

Ahí estás: te fuiste. Con el alma partida, pero te fuiste. No crees regresar, aunque quisieras hacerlo…

(No crees regresar, porque tu casa está demasiado rota como para ello…

Pero eso no quita que la extrañes. Aunque sea a sus fotos, pero la extrañas.

Y eso está bien. Después de todo, uno siempre extraña su primer amor, ¿no?)

Lee sobre “Extraño mi casa” y adquiérela aquí 😉

Risa con Jota: ¡descarga gratis el poemario!

Algunos hispanohablantes no tienen muy claro eso de dónde queda su país en el mapa, o qué idioma nacieron hablando, cuál hablan o cuál quieren hablar, y la cosa es que es comiquísimo porque hasta, en ocasiones, se les olvida cómo reír.

No se trata de con qué letras o no ríen, sino de que se les olvida que la vida es una sola, y que si la desperdiciamos toda llorando, no nos quedará tiempo para vivirla.

¡Descarga aquí el poemario!

Constelación de lunares: ¡Poemario de El show debe continuar ya a la venta!

Las constelaciones no son dibujos; son puntos, estrellas, lunares, que al unirlos con emociones y brillantina llegan a formar armonías oculares pero que, en sí, al estar solas, no irradian nada. Por ello, hay que unirlas. Pintarles compases. Ubicarlas en pentagramas acordes a su enlaces, ya sean covalentes, metálicos, iónicos, polares o no polares e incluso los que forman compuestos tan complejos como las mismas miradas de los ángeles más humanos.

Lee sobre el poemario Constelación de lunares aquí 😉